viernes, 7 de agosto de 2015

Todos nacemos artistas





Hace nada salió una noticia de un muchacho llamado Pablo Boixeda cuyo titular era: “Este joven ha sido el mejor alumno de matemáticas de Cambridge, y es español”, como extrañándose de que tal mente, bastante privilegiada, forme parte de este país. Aun así habrá algunos que aclararán que, por supuesto, se ha formado en Cambridge. Incluso él mismo afirma que en España es mucho más fácil descentrarse de los estudios porque se sale hasta las siete de la mañana (al contrario que en Inglaterra, que se sale hasta las dos). De todas maneras, no debemos olvidar que su motivación nació aquí y no en otro lugar. Eso nos hace reflexionar sobre algo: ¿Existe un país brillante sin mentes brillantes? ¿España es culpable por no dar oportunidad a estas mentes? Pablo Boixeda presume de “la gran burbuja de Cambridge” inexistente en otros lugares. Eso hace que nos planteemos una pregunta: ¿Tenemos que depender de una burbuja externa para brillar?


La sociedad de hoy en día no nos lo pone nada fácil. Estoy convencida de que todos tenemos un don, ¿pero por qué en tantas ocasiones no llegan a relucir? Una de las razones puede ser la tendencia de la educación y de la sociedad a estandarizar las mentes y la forma de pensar, no dejando que alguien piense diferente. Otra puede ser el miedo a ser rechazado por los que no piensan igual. A lo largo de nuestras vidas ese don y esa forma de pensar sigue en nuestro interior esperando a que demos el paso para liberarlo.


Pablo Boixeda habla de que “lo importante en Cambridge […] es que viven en la universidad […] Siempre estas rodeado de gente que está estudiando o dando clases y muchas veces aprendes cosas realmente interesantes de la carrera de tus interacciones con otras personas del campus”. Pero este joven español recalca que lo importante del sistema educativo es “poder acercarte al profesor”: muchas veces, en esta sociedad, es  un hecho imposible. 


Una meta imprescindible sería disfrutar con el trabajo que vas a tener para ser feliz, pero eso solo será posible si no nos cohibimos de estudiar lo que nos gusta. Pablo nos ofrece una gran reflexión sobre ello, una reflexión rotunda que yo me aplico cada día por haber estudiado filología hispánica: “Disfruto las matemáticas. Si simplemente estudiase por conseguir algún tipo de premio sin ninguna otra motivación, me pegaría un tiro”.


Decía Picasso que todos los niños nacen artistas y, ¿por qué dejar de serlo? Alcancemos nuestro mejor yo.

10 comentarios:

  1. Curiosa reflexión, aunque es más que obvio que hay una infinidad de factores a mayores que cohiben a cada persona nacida con los dones de los que hablas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por reflexionar sobre mi texto. Un saludo :)

      Eliminar
  2. Una gran reflexión que nos hace pensar sobre las instituciones normalizantes, la sociedad en la que vivimos quiere profesionales que sean productivos porque es lo que alimenta al capitalismo, pero siempre será más importante crecer según nuestras convicciones que seguir al rebaño. Un abrazo Rachel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acompañarme en este camino Sergio. Un beso :)

      Eliminar
  3. Nos educan dentro de la competitividad.. Donde lo unico importante es acavar la carrera con buena nota para tener un "mejor futuro". Me a gustado esta entrada, de veras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Néstor. Buena reflexión :)

      Eliminar
  4. Muy buena entrada y desde luego planteas un tema que debería dar mucho que pensar en una sociedad como la nuestra. La verdad es que me he reído con esta frase: “Este joven ha sido el mejor alumno de matemáticas de Cambridge, y es español”, como extrañándose de que tal mente, bastante privilegiada, forme parte de este país.
    Creo que en tienes bastante razón con tu planteamiento, y en cierto sentido algo me dice que aquí también entra la imagen que se está dando puertas afuera. España es brillante, tiene y ha tenido mentes repletas de luz/creatividad y oleadas de buenas ideas. Lo malo, poniendo como ejemplo a este chaval, es que se está propiciando a que esas mentes se vayan de aquí para seguir desarrollándose. Me has echo pensar en la fuga de cerebros, vamos, jeje. En cuanto a las personas que deciden luchar por lo que desean, y no por lo "estandarizado" , creo que por desgracia se las suele mirar como a bichos raros, un mal difícil que se debería de solucionar. ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que esta entrada te haya hecho reflexionar. Sin duda da gusto escribir y que la gente se sienta identificada con los textos que realizas. Un saludo :)

      Eliminar